Lunes, 4 junio, 2012
Recomendaciones para una ingesta saludable de agua

El agua es un nutriente esencial para la vida; en término de volumen, es el de mayor requerimiento entre todos los nutrientes.

El perfil epidemiológico prevalente en la población argentina se caracteriza por: el avance significativo del sobrepeso y obesidad, condiciones que afectan al 53,4 por ciento de los adultos, la persistencia de algunas deficiencias de nutrientes (hierro, calcio, vitamina A y C, fibra, ácidos grasos omega 3 y el exceso en la ingesta de energía y nutrientes críticos (grasas saturadas, sodio y azúcares).

El estudio HidratAR (Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil -CESNI-, 2010) concluyó que en la población argentina evaluada, el promedio de ingesta de líquidos es de 2 litros; que la mitad de la ingesta es a base de bebidas e infusiones azucaradas y sólo el 21 por ciento es agua pura; y que el aporte de azúcar de las bebidas supera por sí mismo la recomendación de ingesta de azúcares propuesta por la OMS.

Considerando los resultados de los estudios, el perfil de composición de las bebidas disponibles en el mercado y las recomendaciones de ingesta total de agua bajo la forma de bebidas, la Guía de Ingesta Saludable de Agua propone la siguiente desagregación:

1. La recomendación de ingesta diaria total de agua como bebidas es entre 2 y 2,5 litros.

2. La mejor fuente de ingesta es el agua potable y pura. Su ingesta diaria no debería ser menor a las dos terceras partes de la recomendación diaria de agua, aproximadamente unos 1500 ml.

3. La ingesta de azúcares no debe superar el 10 por ciento de la ingesta energética diaria. En términos de bebidas azucaradas, se recomienda un máximo de 250 ml diarios. Teniendo en cuenta el hábito argentino de endulzar infusiones con azúcar, la ingesta debe ser menor, no superando un total de 25 gramos diarios.

4. Es recomendable disminuir en forma progresiva la ingesta de bebidas azucaradas así como el hábito de endulzar infusiones con azúcar.

5. Es preferible el consumo de la fruta entera en lugar de jugos exprimidos o licuados, cuyo consumo es conveniente moderar, dado su aporte calórico.

6. Teniendo en cuenta que existe alguna evidencia que relaciona la exposición temprana y reiterada a bebidas endulzadas con las preferencias a largo plazo por el sabor dulce, lo cual indirectamente podría tener relación con una mayor ingesta de alimentos de alta densidad calórica, la ingesta de bebidas dulces sin calorías debería ser moderada, no mayor a 500 ml diarios.

7. El consumo de agua bajo la forma de sopas y caldos comerciales es una fuente innecesariamente elevada de sodio en la dieta.

 

Fuente: http://nutrar.com