miércoles, 18 septiembre, 2013
Los 8 alimentos que más intoxican

Se trata de mantener una buena higiene antes de consumirlos para evitar este problema.

1) Carne: La intoxicación por carne se produce cuando la temperatura de cocción no supera los 71°C (160°F).

2) Lechuga: Es muy extraño que suceda, pero a veces se contamina por el contacto con los animales; si se lava con agua contaminada; o si las prácticas de manipulación no han sido las más adecuadas. Según expertos de la Washington State University, la lechuga necesita un proceso de «triple lavado», lavarla y enjuagarla tres veces, para quitarle toda la tierra de las hojas.

3) Brotes de soja: Los casos de intoxicación por brotes han aumentado últimamente debido a que las personas las consumen crudas en la ensalada. El alimento contiene muchos microbios debido a su alto contenido de humedad.

4) Pollo: Las formas más comunes de intoxicación por pollo se producen por tres bacterias: Salmonella, Estafilococo y Campylobacter. Para evitarlo, cocina siempre este alimento a 71°C (160°F), como mínimo.

5) Fiambre y panchos: La bacteria Listeria monocytogenes ataca principalmente a los patés preparados, salchichas y fiambres en rebanadas.

6) Frutos del bosque: Debido a sus pequeñas grietas, tanto la suciedad como las bacterias pueden entrar libremente, lo que han provocado casos de Cyclospora y Hepatitis A. Para evitarlo, los expertos recomiendan lavar el alimento adecuadamente.

7) Huevos: El proceso de pasteurización de los huevos ha reducido mucho los casos de contaminación por Salmonella: uno de cada 20.000. Sin embargo, la bacteria aún vive en unos 2 millones que circulan cada año. ¿Consejo? Buscar los cartones de huevos «pasteurizados», prestar atención a la fecha de caducidad y evitar los huevos que estén rotos.

8) Queso: La bacteria Listeria monocytogenes, que afecta principalmente a adultos mayores de 65 años, embarazadas y niños, se encuentra en los quesos blandos como el brie y queso feta. Como la bacteria no se ve ni se huele, una buena higienización, almacenamiento y cocción reducirían el riesgo de contaminación.

 

Fuente: nutrar.com