lunes, 26 noviembre, 2012
Las viandas

Cuando las circunstancias obligan a pasar muchas horas fuera de casa, incluida la hora de almuerzo, una vianda es la gran solución.

Las viandas permiten organizar la alimentación, diaria o semanal. Brindan beneficios desde la practicidad hasta la seguridad de llevar adelante una alimentación variada y completa desde el punto de vista nutricional.

Las viandas preparadas para ser consumidas en las comidas principales, tanto almuerzo como cena, deben evitar el acompañamiento de pan. De esta manera el control calórico es más fácil.

Las viandas pueden ser una excelente alternativa durante todo el año.

También deben incluirse las colaciones o los break que deben hacerse a lo largo del día. El fraccionamiento de la alimentación para cuidar el peso es muy importante, permite mantener estables los niveles de glucosa en la sangre y evita llegar al almuerzo o cena con mucho apetito.

Ellos pueden variar de acuerdo a los gustos, a la época del año, abarcando desde una fruta o un yogurt en verano hasta un sobre de sopa, un puñado chico de frutas secas (nueces, almendras, etc), cuando hace más frío, pensando siempre en alimentos que aporten cantidades controladas de calorías.

La improvisación no ayuda a cuidarse, ya que variables como tiempo, lugar físico, económicas, van a terminar definiendo qué alimentos va a ingerir.

El preveer que alimentos van a formar parte de su ingesta diaria permite llevar adelante un plan de alimentación controlado en cuanto al ingreso calórico y a la calidad nutricional de lo que va a ingerir.

 

Fuente: http://nutrar.com