viernes, 5 abril, 2013
Excesos en Semana Santa: 6 tips para recuperar la dieta

Tras haber disfrutado de estas fiestas en familia, muchos temen enfrentarse a la balanza por el miedo a haber subido unos cuantos kilos.

Cuando se atraviesan fines de semana largos, fiestas, encuentros familiares, minivacaciones, o eventos especiales es común que terminemos comiendo más de lo que quisiéramos. Esto no significa que hayamos mandado la dieta a la basura, significa que tenemos que ponernos más las pilas y recuperar lo perdido (o ganado). Para lograrlo existen algunos trucos que nos ayudan a regresar al buen camino.

Recupera el control. Retoma las cinco ingestas. Opta en estos días por las frutas y verduras (el apio, el espárrago, la alcachofa, el puerro, la cebolla o el berro-caldos vegetales desgrasados) más depurativas y diuréticas. Evita las carnes y pescados más grasos. Retoma la rutina del ejercicio físico.

1. Mucha agua

El primer paso para recuperarnos de un mal fin de semana alimenticio es tomar mucha agua. Ahora sí, los 2 litros ¡a fuerza! Esto ayuda a disolver un poco la grasa que podamos haber comido y acelera el metabolismo.

2. Día de verduras

Una buena forma de ayudar a tu cuerpo a deshacerse de la grasa extra que no debía de recibir es reduciendo el consumo al día siguiente. Consume un día de frutas y verduras como si fuera vegetariano. Esto te ayudará a equilibrar las calorías de más que consumiste.

3. Retoma tu dieta

Si estabas siguiendo algún plan alimenticio regresa rápidamente a él. No importa que te hayas pasado de calorías el fin de semana, no tire el esfuerzo a la basura por un día de excesos. Regresa a comer lo que estaba comiendo habitualmente.

4. Camina 30 minutos

Caminar es uno de los mejores ejercicios. Además de tu rutina regular, agrega de 20 a 30 minutos al día los siguientes 3 días después del maratón alimenticio. Esto te ayudará a sentirte más ligera y a quemar esas calorías de más.

5. Té después de la comida

Uno de los secretos de la cultura oriental para mantener el físico tan delgado que tienen es que terminan sus comidas con un té caliente. El agua hirviendo ayuda a disolver la grasa que consumimos, haciendo más fácil su expulsión.

6. No te culpes demasiado

La parte emocional es muy importante en una dieta. Ya se comió las 5000 calorías, ¡ya pasó!!! No se culpe demasiado, no se sienta el o la mujer más gorda del planeta, y sobre todo, no piense que su esfuerzo se fue a la basura y coma demasiado de nuevo.

Sí, puedes eliminar esas calorías adicionales. En lugar de culparse hay que tomar cartas en el asunto para que no vuelva a pasar. ¿Cómo hacerlo?

1. Apunta todo lo que comió y chequea la cantidad de calorías. Se vas a asustar, pero está bien, esto evitará que vuelva a comer en esas cantidades.
2. Apunta lo que come en un día normal y siéntase bien. Apunte lo que quema con ejercicio para motivarse.
3. Identifica que factores detonan su consumo compulsivo. Si es la compañía, el antojo, la falta de azúcar, el evento en específico, etc.
4. Aprenda de su propio comportamiento. Si ya identifico qué lo impulsó a comer de esa manera busque formas de evitarlo. Lo más importante es aprender de nuestros errores y poco a poco irá teniendo mejores hábitos.
5. Trate de controlar los impulsos pensando en la motivación que tiene para bajar de peso: un viaje, la ropa que se compró, el bikini que no ha usado en años, lo que sea que lo tenga motivado y concéntrese en volver a lograrlo.

No pasa nada si caes en un antojo masivo. Esto suele suceder cuando estás en una dieta muy cerrada o en la que se está privando de muchas cosas. Estos atracones pueden ser un indicador de que la dieta que estás haciendo no es la más adecuada para ti. Analízalo y consulta con un especialista para que no tire su esfuerzo a la basura.

 

Fuente: nutrar.com