jueves, 30 mayo, 2013
El auge de la leche vegetal

De almendra, nuez, avellana, castañas, girasol, sésamo, lino, son una alternativa nutritiva a la leche de vaca. Cuáles son sus propiedades y cómo se preparan.

Oleaje vegetariano mediante, las leches vegetales se están convirtiendo en una propuesta tentadora y deliciosa. “Las leches de semillas y frutos secos (almendras, nueces, avellanas, castañas) tienen un alto contenido de vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos y otras sustancias que mejoran la actividad mental, contribuye al funcionamiento de los sistemas circulatorio y nervioso, y fortalece las defensas del organismo”, comenta la licenciada en nutrición María Müller, integrante de Asociación Argentina de Médicos Naturistas.

En muchas personas la leche de vaca puede causar alergias o problemas digestivos y que las bebidas elaboradas con semillas y frutas secas son alternativas que aportan importantes cantidades de nutrientes, en esta entrevista con el Suplemento Buena Vida de Clarín.

– ¿Cuáles son los valores nutritivos de las diferentes leches y los nutrientes que aportan?

– La de semillas de sésamo es una de las mejores y más eficientes fuentes de calcio, por eso son aconsejables en la infancia, durante el embarazo y amamantamiento y la menopausia. El sésamo es rico en ácidos grasos insaturados y en lecitina, que ayudan a disminuir y controlar los niveles de colesterol. También son ricas en vitaminas (A, B y E) y minerales (calcio, magnesio, fósforo, potasio, hierro, silicio yobre, por ejemplo). Mejoran la rigidez de las articulaciones y es factible agregarlas a cualquier preparación, cruda o cocida.
La leche se semillas de lino es interesante. El lino es abundante en ácidos grasos poliinsaturados, conocidos como Omega 3, importantes para proteger el corazón, el sistema inmunológico y prevenir problemas inflamatorios mientras ayudan a disminuir el colesterol (también se usan para curar trastornos intestinales y estreñimiento). Y la de girasol, que al igual que el lino es rica en zinc, cobre y vitaminas del complejo B, tienen aceites poliinsaturados, selenio y vitamina E (dos antioxidantes naturales). Son ricas en Omega 6, con acción antiinflamatoria, que evitan enfermedades autoinmunes, alérgicas y de la piel. Además protegen la mucosa intestinal.
La de almendra es buena por el calcio, las proteínas, las grasas saludables y la vitamina E. El gusto de la leche es el más parecido al de la leche de vaca, por eso es la elegida a la hora de reemplazarla.

– Reemplazan a la leche de vaca, y ¿qué ocurre con el calcio?

– Los lácteos se pueden sustituir por otros alimentos ricos en calcio: almendras, nueces, sésamo, chía y amapola, entre otros productos. Por ejemplo, alrededor de 10 almendras tienen el mismo calcio que 1 vaso de leche. Las semillas de sésamo y chía tienen aproximadamente 100 veces mas calcio que los lácteos.
En todos los casos, es importante consultar a un profesional para cubrir el aporte de calcio. No solo hay que tener en cuenta el aporte de calcio de los alimentos sino también cómo está el intestino, ya que un intestino inflamado, constipado, con diarreas o cólicos no absorbe bien los nutrientes.

– ¿Cuáles son las leches de semillas aptas para todo público y quiénes no deben consumir algunas de estas leches?

– En general todas se pueden usar excepto que haya una alergia o intolerancia a alguna. Por caso, la nuez es un alimento alergénico, en cambio la almendra es muy tolerada. Los niños pueden consumirlas, pero la cantidad y elección del alimento que se use para preparar la leche (fruto seco, semilla, cereal) requiere el asesoramiento de un profesional.

– ¿Qué tipo de semillas hay que elegir? ¿Cualquier semilla es buena?

– En general, lo ideal es usar semillas orgánicas. Si no se consiguen, hay que comprarlas en casas naturistas limpias y comprometidas y donde haya recambio. Si es para los pequeños, es preferible comprar las semillas (sésamo, girasol) y los frutos secos (almendras, avellanas, nueces) en paquetes cerrados porque pueden tener bichos al estar expuestos al aire.

– ¿Qué sucede con las proteínas tomando estas leches y no las de vaca?

Las proteínas se reemplazan. Los frutos secos y semillas son una buena fuente de proteínas. En una alimentación tipo, con huevos, carnes, frutos secos, semillas, verduras y frutas, se cubre la proteína perfectamente. En el caso de dietas sin carne ni lácteos también se reemplazan las proteínas con el huevo, los frutos secos, las semillas, las verduras y los alimentos integrales. Siempre hay que estar bien asesorado por un profesional.

-¿Pueden consumirlas quienes tienen colesterol elevado?

– Sí, ningún problema. Muchas ayudan a regularizar el colesterol en sangre. Hay que evitar o disminuir cuando uno tiene el colesterol elevado es, justamente, la leche de vaca y sus derivados.

Para concluir, María Müller nos deja esta receta: «Las leches pueden prepararse dejando los frutos en remojo durante la noche, luego se licuan o pasan por una procesadora y para extraer la leche se coloca el líquido en una bolsa de algodón que al ser apretada con las manos genera el líquido. Se les suma sabor licuándolas con fruta o con 1 cucharadita de polen a gusto. Es posible incluso una leche vegetal con una cucharada de harina de algarroba o cacao y endulzar a gusto».

Fuente: www.clarin.com