viernes, 21 diciembre, 2012
Consejos para organizar unas Fiestas saludables

A días de los festejos, es vital planear qué se va a servir a los invitados, en especial si alguno de ellos sufre de enfermedades como hipertensión, diabetes o celiaquía, todas relacionadas con la comida. Qué ofrecer y cómo evitar “tentar” a los asistentes.

La llegada de las Fiestas es un momento muy especial del año: para muchos, el ideal para reunir a familiares y amigos. En estos casos, en la organización del evento nada puede quedar librado al azar. Ni la decoración, ni la música, ni el menú. Pero en este último punto suele surgir un inconveniente que muy pocas veces se tiene en cuenta: entre nuestros invitados puede haber personas hipertensas, diabéticas o celíacas, para las que degustar los platos que se planearon con tanta dedicación puede resultar perjudicial.
En principio, si el evento contara con la ayuda de un especialista en planeamiento, se le debe avisar con suficiente anticipación la posibilidad de que asistan celíacos, diabéticos, alérgicos o hipertensos. No es difícil organizar un evento teniendo en cuenta la salud de los invitados. El tema es que algunas veces no nos comunican, y nosotros no podemos saberlo. O sea, es importante indicarle al staff organizador los requerimientos gastronómicos con tiempo. No obstante, en general su equipo trata de elegir un menú variado con carnes varias, fiambres, verduras y/o pescados.

Celíacos e hipertensos

La celiaquía y la hipertensión son dos problemas de salud que suelen pasarse por alto a la hora de armar la mesa navideña y de Fin de Año. Muchas veces se apela a los platos tradicionales sin tener en cuenta la posibilidad de que alguno de nuestros invitados no pueda probarlos.
Con respecto a la celiaquía es más complejo el tema. De todos modos en hoteles y/o salones se solicita con tiempo el menú indicado al chef, y solucionado el tema. Dentro de lo que suele ofrecerse en estas fechas, un infaltable que puede adaptarse a las personas con esta enfermedad es el vitel thone.
El caso de los hipertensos es diferente: la discusión se centra en un solo producto, la sal. ¿Cómo preparo el menú? Siempre depende de la formalidad o protocolo del evento. No está bien visto colocar el salero en la mesa. En todo caso lo que recomendamos es que se lo solicite al camarero si desea condimentar más la comida en el plato. De todos modos, depende el lugar y el catering contratado. Es mejor cocinar con poca sal y luego que cada uno le agregue, ¡por supuesto!.

La opción para diabéticos

La diabetes es otra enfermedad que “pide a gritos” especial atención con la llegada de las Fiestas. En ese sentido, el staff de la firma Nutrition Coach recordó que «el diabético no puede saltarse ninguna ingesta para poder controlarse a la hora de comer, evitando así que los niveles de glucosa fluctúen mucho durante el día». Es por ello que lo principal es “averiguar con anticipación qué se va a servir en la noche navideña o de Fin de Año”, remarcaron las especialistas.

Para los organizadores de estas cenas tan esperadas que se enfrenten al desafío de ofrecer platos especiales para diabéticos, las nutricionistas aconsejaron elegir entre estas opciones:

– Ensaladas: Deben ser completas y variadas. Estas son tres alternativas: 1) un colchón de lechugas y repollo colorado, sobre el que se coloquen tiritas de morrón rojo y amarillo, rabanitos fileteados, algunas hojas de rúcula, palta y tomates. Como condimentos, sal, limón y una cucharadita tipo té de aceite de oliva; 2) lechugas, tomates cherry, daditos de queso port salud light y tiritas de mango (puede reemplazarse por otra fruta como durazno, frutillas, pera o manzana). Para enriquecerla aún más, pueden agregarse semillas de girasol o sésamo; 3) pollo en cubitos, palmitos, apio picado, ananá y semillas de sésamo. Aparte puede prepararse un aderezo de yogur natural, queso blanco descremado y un toque de curry, que se agregará al momento de servir.
Junto con las ensaladas se puede comer dos rodajas de peceto, dos rodajas de matambre casero magro o dos rodajas de pavita fría.
– Postre: lo ideal son brochetes de frutas, como por ejemplo de frutillas, kiwi y naranja, a los que se puede agregar unos hilos de chocolate derretido de 60% de cacao. La porción son dos por persona.
– El momento del café puede acompañarse con crumble de pera, hecho con avena arrollada, o turrón casero.

La bebida

Hacer un cálculo de lo que puede tomar cada persona invitada es, muchas veces, una complicación. Por eso, es bueno tener en cuenta el siguiente consejo:

– Bebidas sin alcohol (agua, gaseosas, jugos): Se estima, en diciembre, 1 litro por persona.
– Vinos: Las proporciones que se calculan de vino blanco y vino tinto para una fiesta en verano son: 60% de vino tinto y 40% de vino blanco. Se estima una botella cada 2 o 3 invitados.
– Espumantes: Si únicamente se consumirá champagne para el brindis, se calcula que 1 botella rinde entre 7 y 8 copas.

Opciones saludables

Finalmente, es posible armar la mesa navideña o de Fin de Año con platos que, sin alejarse mucho de lo tradicional para la época, puedan ser degustados por todos. Entre ellos, los rollitos de berenjenas en salsa de verduras, los canapés de fainá, el salmón al escabeche con miel y las albóndigas de calabacín.

 

Fuente: saludable.infobae.com