miércoles, 26 noviembre, 2014
Agua: la importancia de sus beneficios

Especialistas en nutrición y dermatología nos detallan las principales ventajas de una correcta hidratación.

La falta de una adecuada ingesta de agua nos puede llevar al estado de deshidratación que puede ser leve, moderada o grave. Tan sólo un 2% de deshidratación es suficiente para afectar negativamente el rendimiento cognitivo y la función motora.

Dentro de los efectos a largo plazo deben mencionarse los producidos en el aparato urinario, como alteraciones en el filtrado glomerular y la formación de litiasis renal por el menor volumen del filtrado.

¿Qué debo tomar cuando hago deporte?

La actividad física debe ir acompañada de hidratación antes, durante y después de realizada, ya que está probado que la deshidratación tiene un efecto negativo durante el ejercicio. Para el ejercicio con duración menor a una hora, el agua es suficiente para cubrir las necesidades del organismo. En esfuerzos mayores a 50-60 minutos de duración y en esfuerzos prolongados con mucha sudoración conviene hidratarse con bebidas que contengan glucosa, sodio y potasio.

Sus beneficios

El agua es el principal componente del cuerpo humano. Es esencial para los procesos fisiológicos de la digestión, absorción y eliminación de desechos metabólicos no digeribles, y también para la estructura y función del aparato circulatorio. Actúa como medio de transporte de nutrientes de todas las sustancias corporales y tiene acción directa en el mantenimiento de la temperatura corporal. El aparato urinario es uno de los más dependientes del agua para su buen funcionamiento, el agua actúa facilitando el trabajo del riñón de eliminar substancias de desecho para el organismo, previniendo la formación de cálculos renales y evitando las infecciones urinarias.

Además, tomar más agua mantiene la piel hidratada. Evita que se sequen las membranas mucosas (ojos, boca, nariz, etc.). Existen estudios que indican que tomar agua incrementa el flujo de sangre en los capilares de la piel. Se puede medir el efecto al examinar turgencia cutánea, que mide cuánto tiempo le toma a la piel volver a su estado normal al pellizcarla y levantarla. Si la piel está deshidratada, toma más tiempo retornar a su estado original.

Fuente: nutrar.com